Betula Biohouses

Construcción con materiales naturales

¿Qué son los barnices al agua?

Hoy los considerados “barnices al agua” se han vuelto sinónimos de
productos “Sanos” o “Ecológicos”. ¡De hecho lo dice la palabra “al
agua”! sin embargo pocos saben todavía qué contienen estos barnices
además del agua. ¿Como hace el agua para tener propiedades barnizadoras?



Para ser “correctos” esto es, para usar las palabras  para lo que
deberían significar, aquellos que erróneamente son llamados barnices al
agua son “Barnices acrílicos” esto es, barnices cuyo alma del producto,
lo que se conoce como “ligante “ o “cola” es la resina acrílica
(acrilstirolo-copolimerizado de origen petro-químico).

La característica de la resina acrílica es la de poder ser de alguna
manera emulsionada en agua. Para hacernos una idea, el antiguo Plexiglas
tiene una composición similar a las resinas de los barnices acrílicos.
De modo que, ¿por qué  los contenidos  acrílicos de algunos de estos
barnices vienen etiquetados como eco-label con el beneplácito de la
comunidad europea, pudiendo denominarse ecológicos, mientras que un
barniz hecho con el antiguo y  buen “aceite de lino” no?

Para que nuestro similar Plexiglass pueda ser utilizado de una forma
fluida y aplicada por ejemplo sobre nuestra bonita mesa de madera para
protegerla y embellecerla no es obviamente suficiente añadir solo un
poco de agua. Necesita de los co-solventes, emulsionantes y
reticolantes. Pero esto no solo es así  en nuestro similar plexiglass,
para que pueda aplicarse bien y ser compatible con nuestra bella madera,
sirve también para las sustancias  de impregnación.  No pueden faltar
tampoco los conservantes (el más económico y práctico es el
formaldehido).

En una investigación realizada en Italia por Bioediliziaitalia, en
Dinamarca por Arbetsmiliøfondets forsknings rapporter y en Alemania por
H. Fischer (Chimica Pulita, Ed. Tecniche Nuove) han dado el resultado de
que los aditivos y co-solventes de los barnices acrílicos más usados
son:

Co-solventes: Isoparafina y resinas minerales o
benceno. Son disolventes de origen petrolífero (por tanto emiten COV)
que están permitidos en los “productos a base de agua” como dice la ley
161, hasta 150 gr/litro. Contribuyen al efecto invernadero en virtud de
su contenido de CO2 equivalente de origen petrolífero. Las resinas
minerales y el benceno, menos sancionadas que la isoparafina, contienen
sustancias aromáticas.

Dispersantes: Son tenso-activos de diversa naturaleza.

Anti-espuma: Son generalmente productos de silicona o poliglicol.

Emulsionantes: Esteres amínicos, etil amino, amoniaco.

Conservantes: Entre los más extendidos, formaldehido, isotiazolinona.

Reticolantes: Etil urea, isocianatos.

Colorantes: Entre los óxidos de hierro y colorantes comunes encontramos también Blu a base de cobalto, ftalatos y colorantes azoicos.

Gran parte de estos componentes no provienen de fuentes renovables si
no a menudo del petróleo como los formaldehidos y resinas minerales que
tienen una potencial toxicidad para el organismo humano y para el
ambiente. Además la misma resina acrílica (el acrilistirolo
copolimerizado) contiene partes del monómero (ej. Ácido metacrílico) del
cual está sintetizado.

Pero la historia no acaba aquí; se vienen utilizando etil-aminios
para emulsionar la resina con el agua y esta contiene nitritos (ya
presentes en muchas aguas potables) formándose velozmente la
“Nitrosamina” sustancia extremadamente cancerígena.

Si
nos preguntamos porque la comunidad económica europea permite etiquetar
barnices acrílicos que han obtenido la marca Eco-label como
“ecológicos” es un misterio, porque como hemos visto no es suficiente
que en un producto se reduzca una parte de los disolventes utilizados
con agua para definirlo como sano o ecológico.

A día de hoy se llega al absurdo de asociar estos productos a la
bio-construcción, la cual en su base conlleva la utilización consciente
de los materiales para la construcción y acabados. Según la
bio-construcción es fundamental usar sustancias naturales sanas,
provenientes de fuentes renovables para garantizar no solo el respeto al
medio ambiente sino también un mayor confort de habitabilidad. Es
habitual en este contexto que los productores  acompañen sus productos
con una declaración completa de los componentes. Esto es un acto de
transparencia y responsabilidad que vale más que muchas certificaciones
comerciales.

¿La consideración más desconsoladora es que los políticos europeos se
muestren ignorantes y que hagan las leyes en esta posición?

Sabemos por investigaciones realizadas en USA, pero también en Italia
por el CNR y en la región de Toscana en las escuelas locales, que la
contaminación indoor supera de media en 6-8 veces a las del exterior de
nuestras ciudades, debido a la causa de barnices, colas, detergentes,
vestimentas…

Quizás si en vez de consentir un uso inadecuado y engañoso de las
palabras se  obligase a los productores a declarar INTEGRALMENTE los
componentes de pinturas, colas barnices, detergentes, cementos y otros
productos que pasan a convivir establemente con nosotros en nuestras
casas, tendríamos un poco más de conocimiento y bienestar.

1. 206-09- PROYECTO INDOOR: ESTUDIO SOBRE EL CONFORT Y SOBRE LOS CONTAMINANTES FISICOS Y QUIMICOS EN LAS ESCUELAS DE LA TOSCANA.

Resultados de un proyecto promovido en la Región de Toscana que a reunido a todas las empresas sanitarias locales de la región.

www.arpat.toscana.it/arpatnews/2009/206-09-progetto-indoor

2. Herman Fischer- “La chimica dolce”- ed. Tecniche nuove.

3. Bioediliziaitalia www.bioediliziaitalia.org

4. R. Mosca “Vernici e vernici-tumori e tumori”-s.color

5. Rapporto CNR

Traducido y copiado de Durga